fbpx

No siempre resulta fácil dar de comer a nuestros niños y niñas y mucho menos cuando se trata de darles las verduras que más necesitan para ayudarles a llevar una dieta equilibrada y saludable.

Una pizza o los tan preciados nuggets son alimentos que pocas veces rechazan, pero una alimentación variada y beneficiosa para su crecimiento no puede basarse solo en este tipo de dieta. Para ello presta atención a los siguientes consejos.

Despierta la imaginación de los niños

No te dejes llevar por la locura, no hablamos de mezclar golosinas con verduras o legumbres, más bien hacemos hincapié en que sean los niños los que creen su propia comida, combinando las verduras que más les gusten. Por ejemplo, si les gustan el arroz con brócoli y lechuga que así sea. Si es suya la invención probablemente se lo coman rápido y con gusto.

Poner nombres divertidos a las verduras

Los niños reaccionan positivamente frente a aquello que les llama la atención. Así, si las judías adquieren el nombre de “judías mágicas” o las espinacas el nombre de “árboles sabrosos de espinacas” se sentirán mucho más atraídos. En definitiva, es una estrategia sencilla que no costará nada en poner en práctica y que puede ayudar a introducir las verduras en la alimentación de los niños desde una edad temprana.

La importancia de comer verduras

Explicarles la importancia que tienen las verduras en la dieta podría ser fundamental. Muchas veces, se encuentran con estos alimentos que apenas les llaman la atención por su sabor pero si les hablamos de sus múltiples propiedades y le acercamos la verdura de forma positiva, pueden sentirse atraídos ante la idea de que comiendo verduras van a ser más fuertes, y a estar más sanos.

Dejar un comentario