fbpx

A todos y todas nos gusta saborear un delicioso y refrescante helado en la estación estival. El problema es que las opciones que encontramos en el mercado suelen ser poco interesantes a nivel nutricional.

En este artículo exponemos algunas ideas elaboradas con frutas y verduras de manera natural, que pueden servir como base para elaborar deliciosos helados que resulten más saludables, sin aditivos ni edulcorantes.

Helado cremoso con base de plátano

Para su preparación, escogemos 3 o 4 plátanos ya maduros, con la ayuda de un tenedor lo machacamos en un bol hasta que quede una masa homogénea. Lo congelamos, unas 2 o 3 horas bastará. A la hora de servir, bien en plato bien en una copa, podemos añadirle un poco de canela en polvo. Lo cierto es que es una receta muy abierta a la que le podemos agregar nuestros ingredientes favoritos como frutos rojos, crema de cacahuete o cacahuete molido o bien unas hojitas de menta.

Sorbete de sandía

Para su elaboración cortaremos en cubitos la sandía, podemos desechar las pepitas o mantenerlas y lo introducimos en el congelador. Una vez congelados los retiramos y lo licuamos bien. A continuación, echamos un poco de ralladura de limón o su propio jugo. Si decidimos usar un poco de jugo de limón es preferible que éste esté fresco de la nevera.

Mini bombones congelados

Las cubiteras dan mucho juego, sobre todo si no contamos con mucho espacio en nuestro congelador. La idea de esta receta es preparar previamente un puré de frutas. Las posibilidades pueden ser infinitas. Una opción es prepararlo de una sola fruta como por ejemplo puré de fresas o peras y otra, una combinación de distintitas frutas o verduras tales como coco y piña o naranja, zanahoria y mango. Servido en un plato pequeño y decorado con hojas aromáticas será toda una delicatesen.

Polos para todos los gustos

Lo principal es adquirir un molde de polo reutilizables y licuar distintas frutas hasta formar una misma compota. Otra alternativa es ir licuando las variadas frutas o verduras y echarlas por separado, así crearemos varias capas de sabores y colores. Luego le introducimos un palito de madera y a disfrutar.

Helados proteicos

Si queremos elaborar un helado nutritivo y rico en proteínas, podemos utilizar yogures como los tipo skyr, un buen griego natural, o por ejemplo un queso fresco batido desnatado. Se puede mezclar con trocitos de fruta fresca bien dulce. Si durante su tiempo de congelación (alrededor de 3 horas), batimos la mezcla con una batidora o tenedor, lograremos una textura perfecta.

Dejar un comentario