fbpx

La paraguaya, o también denominada paraguayo, es una fruta que proviene de una mutación natural del melocotón y a la que se considera prima-hermana de la nectarina. La gran peculiaridad de esta fruta radica en su fisionomía, ya que parece un melocotón aplastado.

Las características de esta fruta son muy similares a las del melocotón: piel lisa y aterciopelada con una amplia gama de colores rojizos y verdosos. En su interior se encuentra una pulpa carnosa, dulce, refrescante y jugosa de color normalmente blanquecino, y un pequeño hueso.

Se trata de una fruta de carbohidratos reducidos y su aporte energético ronda las 50 kcal. por cada 100 gramos.

Formas de consumo

La paraguaya es una fruta de temporada de verano, comercializada entre los meses de julio y septiembre.

Lo habitual es consumir la pieza al natural. Sin embargo, puedes usarlas en la elaboración de diversos postres como tartas, helados, galletas, batidos o zumos, con un resultado que te sorprenderá gratamente.

CONSEJO: Cuando tengas que escoger las piezas ten en cuenta el buen aspecto visual de los ejemplares: que carezcan de golpes, arrugas o manchas que indiquen la excesiva madurez. Además, es conveniente seguir la siguiente regla de conservación: si están verdes dejarlos a temperatura ambiente y si están en su punto, a la nevera.

Otras propiedades y beneficios de las Paraguayas

  • Estas frutas al contener compuestos fenólicos en su piel y pulpa ayudan a regular los niveles de colesterol LDL, conocido comúnmente como el malo, y aumentan el HDL, considerado el bueno.
  • Las paraguayas son ricas en fibra y tienen una importante proporción de potasio, fósforo y yodo. Además, su aporte de grasas es prácticamente nulo.
  • Otro de los beneficios de la paraguaya, es que contiene muchas vitaminas: C, A, B1, B2 y B6.
  • Su contenido en vitamina C y antioxidantes como la zeaxantina y la luteína también ejercen un efecto beneficioso para la piel.

Dejar un comentario