fbpx

La cebolla, además de ser un alimento diurético y depurativo es una verdura que estimula el apetito. Gracias a esto y a su fácil forma de combinarlo con otros ingredientes os dejaremos varias recetas en las que podréis incluir la cebolla y conseguir así un plato de lo más nutritivo.

No es habitual utilizar la cebolla en grandes cantidades, ni suele ser el ingrediente principal de los platos en los que participa, pero se hace notar por su sabor y su textura, lo cual nos da mucho juego a la hora de incluirla en multitud de recetas.

La cebolla está compuesta principalmente por agua (un 89%), lo que la hace muy ligera:38 calorías por 100 gramos. Los carbohidratos (8,6%) son su nutriente más abundante, seguidos de la fibra (1,6%), y apenas proporciona proteínas (1,2%) ni grasas (0,2%).

Ensalada de coliflor y cebolla

Se consume durante todo el año, pero es perfecta para los meses más calurosos. Los ingredientes que vamos a usar son media coliflor, 1 cebolla morada, 2 zanahorias, 1 pimiento verde y otro rojo, 1 tomate, aceite de oliva y sal.

Para dar comienzo a la receta, cortamos la coliflor en ramillete y la cocemos con un poco de sal. Mientras tanto, vamos pelando y cortando la zanahoria en forma de tacos y la cebolla en aros. Los pimientos también los cortamos en taquitos y hacemos igual con el tomate. Cuando la coliflor esté preparada lo colocamos en una ensaladera, añadimos el resto de ingredientes y aliñamos con aceite, pimienta y sal. Ya estaría a punto para su consumo.

Sopa de cebolla con queso gratinado

Es un plato tradicional que suele servirse como plato principal. Los ingredientes a usar son 2 cebollas, 1 litro de caldo vegetal, hierbas aromáticas, brandy, 1 cucharada de mostaza, queso gruyere, aceite de oliva, pimienta y sal.

Pelamos y cortamos las cebollas en forma juliana y las pochamos en una olla o cazo con unas gotas de aceite. Echamos el caldo y las hierbas aromáticas. Es la hora de verter un pequeño chorro de brandy al gusto y una cucharada de mostaza. Salpimentamos y lo dejamos hasta el punto de ebullición. Tras esto, lo dejamos a fuego lento unos 15 minutos aproximadamente. Transcurrido el tiempo, echamos el queso y lo gratinamos en el horno. Ya estaría listo para consumir, aunque si se prefiere se le puede agregar unas uvas por encima, esto le dará un toque mucho más original.

Cachumber de cebolla

Es un plato que se suele servir como entrante y está conformado principalmente por verduras. Para prepararlo, usaremos 1 o 2 cebollas, pimentón picante, 1 lima, cebollino y sal.

Cortamos en rodajas finas la cebolla y lo aliñamos con pimentón picante, echamos la sal y luego el jugo de la lima. Finalmente, espolvoreamos la cebolleta picada para decorar. Puede consumirse así sin más o puede ir acompañado de un pez espada o quizá unos buenos filetes de pollo a la plancha.

Aros de cebolla crujientes, saludables y sin aditivos

Para esta receta no es necesario usar la freidora con aceite sino que, podemos usar la freidora de aire o nuestro horno.

Utilizaremos 2 cebollas cortadas en aros, 3 huevos, 1 taza de harina de avena o almendras, 1 cucharadita de sal, especias al gusto y dos cucharadas de aceite de oliva.

Empezamos cortando el rodajas de nuestras cebollas. En un bol batiremos los huevos y agregaremos la sal, las especias al gusto como por ejemplo pimienta y un poco de perejil y dos cucharada de aceite de oliva.

Una vez tengamos esto, impregnamos los aros en el huevo batido y luego en la taza de harina de avena y los vamos colocando en nuestra bandeja de horno. Una vez tengamos nuestros aros ya impregnados lo pasamos al horno a 200°C hasta que queden bien doraditos. Con estos sencillos pasos tendremos nuestros tan apreciados aritos de cebolla saludables ¡A disfrutar!

Dejar un comentario